Alcalde de Cabo Rojo acusa al Gobierno Central de quitarle su dinero

 

Foto Archivo

 

El alcalde Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz censuró el patrón de incautación de fondos municipales por parte del Gobierno Central que provoca una reducción de $1.6 millones en el presupuesto del Municipio de Cabo Rojo para el año fiscal 2018-2019, el cual podría verse afectado por las decisiones que tomen en cuanto al presupuesto estatal el Gobernador y la Junta de Supervisión Fiscal.

“El gobernador Ricardo Rosselló ha presentado ante la Legislatura un proyecto de presupuesto, acordado con la Junta de Supervisión Fiscal, que contiene obligaciones para los municipios. Sin embargo, aun cuando la mayoría de la Legislatura y el Gobernador son del mismo partido político, no hay consenso  en cuanto a las disposiciones contenidas en dicho presupuesto”, expuso Ramírez Kurtz.

“Ante este escenario y la realidad fiscal que impera en nuestro país presento ante ustedes, para el año fiscal 2018-2019, un presupuesto de $16,737,118, que es $1.6 millones menor al presupuesto del año corriente y $7 millones menos que el presupuesto de 2012, dirigido principalmente al servicio directo a la ciudadanía”, expresó Ramírez Kurtz ante la Legislatura Municipal caborrojeña.

         El Primer Ejecutivo afirmó que “todos nos hemos visto afectados de alguna manera por las previsiones que hemos tomado para garantizar las operaciones municipales, pero que nos permiten hoy presentar un presupuesto balanceado y en el cual se mantienen las partidas para conservar nuestro recurso humano y continuar brindando el servicio a nuestra gente; partidas que eran subvencionadas por el gobierno estatal y que no recibiremos el próximo año fiscal. Además, contempla el pago del Bono de Navidad proveniente del Fondo General del Municipio.”

Informó que la reducción en el proyecto de presupuesto será en gastos administrativos, reducción de contratos y cambios en la forma de adquirir bienes y servicios; pero que “el presupuesto de nuestras agencias de seguridad y ayuda al ciudadano se mantiene en más de $1.8 millones de forma que nos aseguremos de atender las necesidades de nuestro pueblo y de contar con los equipos y recursos necesarios para enfrentar cualquier emergencia”.

Ramírez Kurtz dijo que la División de Obras Públicas y Control Ambiental “tendrá un aumento en su partida para que las brigadas  puedan salir todos los días a atender las solicitudes de nuestros residentes y brindar el mantenimiento necesario a calles estatales y municipales, de modo que sean seguras para el uso de todos los visitantes que a diario las frecuentan y para que nuestro pueblo se conserve limpio y ordenado.”

Apuntó que “nuestro centro de envejecientes contará con un aumento de más de $260,000 para ampliar su oferta de servicios y utilizarlo de enlace para ofrecer servicios directos a otros ciudadanos que necesitan ayuda, pero no pueden llegar hasta dichas facilidades. El servicio llegará directo al necesitado porque la meta más importante es el pueblo y nuestra gente.”

El Alcalde anunció que ha solicitado al Gobierno Central el traspaso de tres escuelas: la Pedro Fidel Colberg para destinarla a Centro de Envejecientes, Refugio Permanente en Desastres Naturales y Escuela de Bellas Artes; la Luis Muñiz Suffront, de Joyuda, para establecer un programa de Bellas Artes de índole social y comercial; y la Carlota Matienzo, de Monte Grande, para desarrollar un Centro Académico Terapéutico y de trabajo, dirigido a jóvenes con necesidades especiales.

“Este presupuesto está diseñado, sí para atender la realidad fiscal que tenemos, pero más aún, para atender a nuestra gente; sin mirar colores y teniendo en cuenta lo que nos une y no lo que nos divide”, declaró el Alcalde.

Patrón de Incautación del Gobierno Central

Ramírez Kurtz sostuvo que “la riqueza del Gobierno Central depende de que las finanzas municipales sean sólidas y estables, lo que no se logra debido al patrón de incautación de fondos municipales por parte del gobierno estatal con el objetivo de cuadrar su presupuesto que sin una reforma estructural total nunca será suficiente. Todavía no han entendido que la formula debe ser a la inversa.  Los recursos deben destinarse en el servicio directo a nuestra gente”.

         “Recientemente se ha anunciado la eliminación de $350 millones que estaban destinados a cubrir las exoneraciones de Contribución Municipal Sobre la Propiedad que fueron otorgadas por el Estado. Como resultado de esto Cabo Rojo dejará de recibir $1,759,039 de sus ingresos del CRIM. A pesar de ello el gobierno central intenta celebrar con bombos y platillos la presentación de un presupuesto que contiene asignaciones no recurrentes para los municipios”, denunció el Alcalde.

         “No conforme con todas las reducciones anteriores, el gobierno central presenta un plan de reestructuración del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) donde se nos incauta el 45% de los fondos sobrantes luego de pagar los préstamos, quitándole el dinero destinado para el  servicio a nuestra gente. Cabo Rojo y todos los municipios de Puerto Rico tienen un crédito perfecto. Nuestros préstamos se pagan por adelantado, sin embargo el BGF cobró nuestros fondos y no pagó los bonos. Son los municipios y obviamente sus ciudadanos los que pagamos las consecuencias de las malas decisiones del gobierno central.”

“Pero, ¿cuánto más nos van a quitar?”, preguntó Ramírez Kurtz. “Comenzaron apoderándose del 0.5% del IVU Municipal para inyectarlo a COFINA, confiscación que para Cabo Rojo significa una pérdida que sobrepasa los $570,000 anuales. Nos prometieron que todo sobrante, luego de pagar las obligaciones, pasarían a los municipios al final de cada año. Hoy en día sabemos que nos quitaron el 0.5%, pero todavía estamos esperando los sobrantes prometidos.

         “Luego nos obligaron a entregar el restante 1.0% del IVU Municipal al BGF a través de la COFIM. A cambio nos prometieron saldar los préstamos de los municipios, un recaudo mayor por medio de una mejor captación, con una base más amplia y nuevas líneas de crédito para poder obtener financiamiento. Actualmente seguimos pagando nuestros préstamos, utilizan el 30% de nuestros recaudos para cubrir operaciones, recibimos menos en los recaudos correspondientes al Impuesto sobre Ventas y Uso municipal (IVU) y dependemos de que el BGF pueda desembolsar los fondos incautados que aún nos  deben.”

“La reducción durante los pasados años por este concepto afecta nuestras finanzas sustancialmente, tanto que en el presupuesto 2018-2019 estimamos una reducción de cerca de $900,000 en los recaudos del IVU municipal en comparación con el presupuesto del año que termina el próximo 30 de junio.”

         “Mientras todo eso ocurría, la Legislatura aprobó otra ley autorizando a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a facturar parte del consumo de energía a los municipios, pasando por alto el acuerdo de CELI que había existido por décadas. A cambio de aceptar este nuevo mecanismo se ofreció a los municipios el recibir una compensación anual por parte de la AEE para cada año que lograra una economía mayor a la establecida. Al día de hoy ningún municipio ha recibido compensación por la reducción en el consumo de energía, pero ya los desgloses de facilidades facturables se notificaron y la AEE mantiene cuentas por cobrar a los municipios por millones de dólares que no se le adeudan.

         “La Legislatura también aprobó un aumento en las aportaciones anuales de los municipios a la ASES y actualmente esta agencia realiza gestiones adicionales para facturar a los municipios las cubiertas de todo empleado municipal que posea la Tarjeta de Salud del Gobierno Central. No siendo suficiente, se eliminó la aportación del Gobierno Central para el bono de navidad de los empleados municipales, se eliminó el sistema gratuito de contabilidad mecanizada provisto por la OCAM y se obligó a los municipios a contratar un sistema privado de contabilidad que conlleva unos costos anuales adicionales. Tampoco contaremos con la porción municipal de los ingresos que provienen de la Lotería de Puerto Rico ni los ingresos para puestos de trabajo de la Ley 52.”

         Ramírez Kurtz advirtió que”si es retante preparar un presupuesto con un mar de reducciones en  las partidas de ingreso, más aún lo es cuando se suma la incertidumbre.  Una vez más nos ha tocado preparar un presupuesto municipal sin el beneficio de conocer cuál será el resultado final del presupuesto estatal.  Como pueden observar del historial que les he mencionado con anterioridad, los ajustes en los presupuestos estatales y sus deficiencias han sido cubiertas con reducciones o cargas a las finanzas municipales.”

Share Button

CLOSE
CLOSE