Estos son los panes que debes dejar de comer YA

todos los panes

 

 

 

Por Olivia Tarantino y los editores de ¡Come esto, no eso!
El hecho de que comas harinas no significa que tu vientre tiene que ser blando. Dicho esto, es más probable que tengas una cintura flácida si consumes algunos de estos panes que rompen el cinturón.
¿Cuántas veces has oído hablar de un amigo que eliminando el pan de su dieta pierde peso al instante? Puede sorprenderte, pero los carbohidratos no es la única razón por la que la gente pierde peso al sacarlos de su alimentación; también es porque han estado comiendo los carbohidratos equivocados todo el tiempo. Por ejemplo: estos panes.
Se supone que el pan es un alimento simple. De hecho, se puede hacer con sólo dos ingredientes: agua y harina (la levadura se encuentra naturalmente en el aire).
Por otra parte, los panes comprados en las tiendas se pueden hacer con más de 20 ingredientes (y, no, no estamos contando los ingredientes como las semillas), sino de aceites inflamatorios (canola y aceite de soja), acondicionadores de masa (monoglicéridos etoxilados y azodicarbonamida), emulsionantes (monoestearato de sorbitán), agentes blanqueadores (peróxido de calcio), conservadores (propionato de calcio) y agentes que retrasan el metabolismo como el jarabe de maíz con alta fructuosa. Por suerte, no todas las opciones que hay en las tiendas son como estas, pues encontramos algunas que funcionan a tu favor.
Ya no suena tan apetitoso, ¿cierto? No sólo estos panes son hechos con recetas excesivamente complicadas, también son sorprendentemente deficientes en cuanto a sus ingredientes que perjudican el metabolismo. A continuación te contamos qué panes deberías dejar en el pasillo de la panadería.

Share Button

CLOSE
CLOSE