ULTIMA HORA

Irrevocable la renuncia de la Presidenta de la UPR

 

presidenta de la uprLa Dra. Celeste E. Freytes González, presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, presentó hoy a la Junta de Gobierno su renuncia irrevocable al puesto que ocupó desde el 8 de julio pasado. En carta dirigida al Dr. Carlos Pérez, presidente de la Junta de Gobierno, indica que la misma es efectiva el lunes, 20 de febrero.

La Universidad de Puerto Rico ha sido y continúa siendo en nuestra historia moderna, plataforma desde la cual se levantó el futuro de una clase media que, por vía de la educación, convirtió en realidad sus aspiraciones y las de sus hijos e hijas. Ha contribuido a la formación de los cuadros profesionales de la Judicatura, del gobierno y de la investigación científica en todas las áreas del saber.

Le ha devuelto al país mujeres y hombres capacitados en las más avanzadas especialidades médicas que han contribuido y continúan contribuyendo a mejorar los indicadores de salud de la población. Arquitectos e ingenieros de todas las disciplinas han laborado en levantar la infraestructura física del país. Y como si esto no fuese suficiente para reconocer el valor de la inversión cuyo rendimiento trasciende lo contable, ha formado y continúa formando maestros, abogados, historiadores, músicos, escritores, poetas, pintores, profesionales de las artes escénicas; en fin, todo ese tejido de destrezas y conocimiento que cargan la responsabilidad de transformar la sociedad.

La crisis fiscal actual nos exige un alto nivel de responsabilidad. No hay duda de que impactará a todos los sectores de la sociedad puertorriqueña. Nos concierne asegurar que su impacto no ocasione mayor desesperanza y desasosiego entre los más vulnerables.

Mi trayectoria como miembro del personal docente del Recinto de Río Piedras ha estado vinculada a la construcción de una institución orientada siempre hacia la excelencia. Bajo mi liderato como Vicepresidenta de Asuntos Académicos y contra las expectativas de muchas personas por el alcance de la tarea, se acreditó el 87% de los programas con acreditación voluntaria. Logramos certificaciones y acreditaciones de servicios como los de bibliotecas, centros de consejería, centros pre escolares y revistas profesionales.

En ese mismo período se logró la aprobación del Plan Diez para la Década que le dio a la UPR un mapa de ruta para prioridades estratégicas. Una vez concluida mi gestión como presidenta interina en 2013, acepté la encomienda, en el Recinto de Río Piedras, de echar hacia adelante el autoestudio que se encontraba en serios atrasos que podían comprometer su acreditación por la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE).

Con el estilo democrático y participativo que han caracterizado mis gestiones en la UPR, contra viento y marea, logramos acreditar al Recinto en todos los estándares.

Cuando la Universidad me reclama no temo a los retos y los acepto con todas sus consecuencias. Los acepto confiada en que contamos con los mejores recursos para adelantar una agenda en la que se nos va la vida como país. Y la comunidad universitaria responde, se integra, contribuye y celebra al final sus logros.

Fue así, y con esa voluntad, que asumí, por segunda ocasión, la Presidencia Interina el 8 de julio de 2016 porque sabía que no había tiempo para aprender a hacer, sino para actuar. Sabía que tendríamos retos formidables por delante, como país y como institución, pero confié en que contábamos con la masa crítica para contribuir y superarlos. En eso sigo confiando.

Hoy nuestra institución cuenta con un Plan Estratégico (2017-2022) que debe continuar como plataforma para la culminación y desarrollo de todas las medidas que la situación actual nos exige. Habiendo realizado mis mejores esfuerzos, en colaboración con distintos sectores de la comunidad universitaria, trabajamos durante los pasados meses en la confección de una propuesta de medidas dirigidas a atender la crisis fiscal, procurando salvaguardar el proyecto universitario.

Creo firmemente en el proyecto de educación pública y construyo para su fortalecimiento. Este ha sido mi norte durante toda mi gestión.

Hoy presenté a la Junta de Gobierno mi renuncia irrevocable, efectiva el lunes 20 de febrero, a la Presidencia Interina de la Universidad de Puerto Rico. Regreso a mi cátedra, desde la cual no renuncio al derecho de continuar defendiéndola y hablando a su nombre.

Estoy del lado de su fortalecimiento. Eso me lo debo como claustral y como puertorriqueña, pero más aún, se lo debo a la historia.

Muchas gracias a toda la comunidad universitaria por su apoyo.

Share Button

CLOSE
CLOSE