Morovis a oscuras, a secas y sin señal a 54 días del paso del Huracán María.

 

 

 

En medio de las labores de recogido de escombros en el Barrio Fránquez en el día de ayer, la alcaldesa de Morovis Carmen Maldonado realizó un repaso de la realidad que vive este municipio de la montaña a 53 días del paso del Huracán María.

“Ayer sábado continuamos con la campaña de recogido de escombros denominada ‘Levantemos Juntos  Nuestra Tierra de Titanes’, pero la realidad que vivimos sigue siendo difícil. El 100% del territorio moroveño está sin luz, el agua potable llega de manera intermitente a algunos sectores y el servicio de celular es totalmente inexistente”, detalló la alcaldesa, quien está en su primer cuatrienio en la poltrona municipal moroveña.

Maldonado lidera un esfuerzo de limpieza y ornato en conjunto con las comunidades, grupos cívicos, religiosos y deportivos. Incluso, ante la falta de agua potable, pagó de su bolsillo los gastos de un viaje al estado de la Florida para que el Municipio pudiera adquirir dos camiones cisterna para distribuir agua en los 13 barrios y la zona urbana. Irónicamente, los moroveños dicen que la Alcaldesa avanzó más viajando a Estados Unidos a comprar los camiones y traerlos a la Isla, que el servicio que se supone provea la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA). El problema de suministro de agua potable en Morovis data de muchos años y se ha agravado desde el paso del Huracán.

“Por otro lado, tengo que destacar el apoyo generoso y decidido de las organizaciones cívicas, religiosas e individuos que han llegado a traer ayuda y consuelo, pero la realidad que estamos viviendo es la lentitud en los servicios de las agencias estatales y eso lo han expresado alcaldes de ambos partidos. La recuperación de Puerto Rico tiene que ser integral y completa, no puede quedarse atrás ningún pueblo o comunidad. Se afectan las escuelas, los servicios y los comercios. Precisamente esta semana pasada hubo un fuego en el centro comercial Morovis Plaza y fue necesario pedir bomberos de varios pueblos porque los hidrantes de Morovis están sin agua. De eso es lo que estamos hablando, de emergencias”, aseguró Maldonado.

Con relación a los tres barrios que se encuentran aislados luego del colapso del puente sobre el Río Grande de Morovis a la altura del Barrio San Lorenzo, la alcaldesa nuevamente realizó un llamado a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército para que se le ponga fecha al proyecto de un puente provisional.

“Tenemos más de 2,000 personas aisladas en los barrios Vaga, Pasto y San Lorenzo desde el paso del Huracán. Hace par de semanas se anunciaron los municipios donde van a instalar los puentes provisionales, y Morovis está en lista. La frustración entre los afectados es que a 53 días del paso del Huracán no haya premura con este tema”, explicó la Alcaldesa.

Fiel a lo que ha sido su dinámica de trabajo, Maldonado impartió instrucciones a un contratista privado para que acondicionara la base del antiguo puente sobre el Río Grande de Morovis para que se depositara cemento para levantar un poco dicha base, de manera que al menos el equipo pesado pudiera pasar al otro lado del río. “Tuvimos que ejecutar esa idea para que al menos los camiones cisterna de la Guardia Nacional y los camiones de suministro pudieran llegar a Pasto, Vaga y San Lorenzo, pero eso fue una medida de emergencia y aún los vehículos pequeños no pueden discurrir por esa zona, particularmente cuando llueve y el caudal de río aumenta varias veces su capacidad”, finalizó Maldonado.

Share Button

CLOSE
CLOSE