Representante pide que no se cierre carretera principal en Toa Alta

 

IMG_0581Foto Suministrada

 

 

Los comercios de Toa Alta podrían sufrir un golpe mortal si la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) no cambia los planes de cerrar una de las principales carreteras que da acceso directo a estos establecimientos. Además de esto, los residentes de este municipio, el único en Puerto Rico que ha registrado un alza poblacional en los últimos 10 años, sufrirían de inmensos tapones para llegar a sus casas.

Por eso, el representante Ángel ‘Gary’ Rodríguez Miranda solicitó al Secretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), Miguel Torres, así como a la directiva de la ACT, que altere el cierre de la cartera estatal PR-861, conocida como las ‘Curvas de la Herradura’, para que el mismo sea en segmentos y que los mismos se trabajen en horas de la noche, donde el flujo vehicular es más reducido.

«Ayer se anunció, por parte de la ACT, el cierre completo de la PR-861 por tres semanas en lo que la asfaltan. Esto no puede suceder. Si se cierra esta arteria principal para el tráfico en Toa Alta, los comercios que ubican en ambos extremos de esta vía recibirán un devastador impacto. Sin mencionar el dolor de cabeza que tendrán todos los residentes de nuestra ciudad. Por eso estamos pidiendo que se cambie este cierre y que esta carretera sea asfaltada por segmentos y en horas de la noche», señaló el legislador.

La ACT informó ayer, jueves, su intención de cerrar cuatro kilómetros de la PR-861 para realizar los mencionados trabajos. La vía estaría cerrada desde el 25 de julio hasta el 7 de agosto, un periodo de tres semanas. Los trabajos se realizan gracias a una asignación de fondos federales de alrededor de un millón de dólares.

Rodríguez Miranda explicó que la congestión de transito por las vías alternas, la PR-2 y la PR-165 será descomunal.

«Por ejemplo, los residentes del área de Palacios que se dirigen al casco urbano regularmente se tardan unos 10 minutos para llegar por las ‘Curvas de la Herradura’. Al cerrarse esa carretera, el tiempo casi se triplica, llegando a 30 minutos. Esto sin contar el tapón descomunal que se enfrentaran. Las únicas personas que visitaran el pueblo serán los que necesitan pasar por ahí para ir a sus trabajos. Aquellos que pensaban hacer sus compras en nuestro pueblo, buscaran otros negocios como los que quedan en el área de Rexville, en Bayamón. Por eso decidimos que será un golpe mortal para el pequeño comerciante», añadió.

El representante indicó que estaría comunicándose con Torres, para que tome cartas en este asunto y se realicen cambios al itinerario.

«Para evitar todos estos problemas, estamos proponiendo que se trabaje en la noche y por segmentos, de manera escalonada. Son cuatro kilómetros que se van a asfaltar, esto se puede hacer un cuarto de kilómetro, en una dirección, por dia. Así siempre la vía estará abierta y de noche, el trafico será menor y más manejable», concluyó diciendo Rodríguez Miranda.

Share Button