Observatorio de Arecibo continúa avanzando con su nueva instalación de HF

Torre de HF

Foto Ing. Alfredo Santoni y especialista Carlos Pérez

 

El Observatorio de Arecibo, una instalación de la National Science Foundation (NSF, por sus siglas en inglés), recientemente añadió una nueva instalación de alta frecuencia (HF, por sus siglas en inglés) que consiste de seis transmisores de alta potencia.  Con esta actualización, los científicos podrán estudiar la ionósfera a más profundidad. 

La instalación HF ilumina la ionosfera, utilizando los trasmisores que se alimentan de tres dipolos cruzados a una frecuencia de 5.1 MHz con hasta 600 kW de poder, creando fascinantes y complejos espectáculos científicos, a cientos de kilómetros sobre la superficie de la Tierra.  Tal como los astrónomos rebotan señales de radio de un asteroide para estudiar su rotación y órbita, físicos en el Observatorio de Arecibo emiten una señal a la ionósfera para observar fenómenos de plasma que son imposibles de estudiar bajo condiciones de laboratorio. 

Todos estos experimentos realzan nuestro conocimiento del ambiente solar-territorial tanto en condiciones naturales y artificiales,»  explicó Dra. Joan Schmelz, sub-directora de Universities Space Research Association (USRA) en el Observatorio de Arecibo.  «La ionósfera como tal es un laboratorio natural de física de plasma.»

Uno de los aspectos importantes de esta instalación es que es capaz de utilizar el reflector de 1,000 pies como su antena.  «Iluminando todo el reflector eficientemente mientras simultáneamente se permitían observaciones de radio y radio astronomía fue un reto en cuanto al diseño,» explicó Dr. Mike Sulzer, científico atmosférico del Observatorio de Arecibo.  

El nuevo diseño de HF también estaba restringido debido al hecho que no se podía sujetar equipo pesado a la plataforma suspendida.  «Posicionamos los pesados dipolos en la parte de abajo del reflector principal, sujetado firmemente al piso,» continuó Sulzer.  «Estos trasmiten la energía hacia arriba a un sub-reflector liviano, rebota al reflector principal y luego nuevamente hacia arriba, como un haz estrecho que se utiliza para iluminar la ionósfera.» 

La primera campaña de observaciones utilizando HF se llevó a cabo del 9 al 15 de noviembre cuando una docena de científicos atmosféricos de diferentes regiones de Estados Unidos junto a empleados del Observatorio de Arecibo trabajaron en 5 experimentos especializados diseñados para aprovechar el nuevo e innovador instrumento.  Estas observaciones han revelado ondas de plasma que no se habían detectado previamente, viajando a través de la ionósfera.  Futuros experimentos incluyen el estudio de la dispersión energética lunar y solar, estudios de la fluctuación de las señales de radio utilizando satélites y señales de radio en estrellas y dispersiones de señales de radar de plasma en la ionósfera.  Dos de los científicos participantes lo fueron Dr. Herbert Carlson, científico atmosférico de Utah State University y Dr. Paul Bernhardt, físico de la ionósfera del Naval Research Laboratory. 

 «Esperamos 17 años para el nuevo HF», dijo Carlson.  «El Observatorio de Arecibo es el único lugar en el mundo que este experimento se puede hacer.  ¡Valió la pena la espera!»

Situado en Puerto Rico, el Observatorio de Arecibo es el hogar de radiotelescopio de un solo plato más grande y sensitivo del mundo. El Observatorio de Arecibo es operado por SRI International en alianza con el Sistema Universitario Ana G. Méndez- Universidad Metropolitana y la USRA, bajo un acuerdo cooperativo con la NSF.  El programa de radar planetario es apoyado por el programa NASA’s Near Earth Object Observation Program. 

Share Button